Entrenamiento para la vida diaria


Hace unos pocos meses tuve que cambiar las llantas de mi carro estaban bastantes desgastadas, pero decidí guardar una de ellas, algún ejercicio se me ocurriría hacer con ella, y así fue, NO es una llanta de tractor pero tampoco es una llanta pequeña, así que su peso es bueno para empezar y no dañarte la espalda. Levantarla fue el primer ejercicio, el segundo fue empujarla, y ahí tuve que sacar el Hulk! El corazón a mil, músculos trabajando en equipo por completo y dando un esfuerzo completamente diferente, aquí ponemos a prueba cada pequeño y gran músculo, me encanto! Así que de un mes para acá la llanta es mi compañera de entreno hasta hoy, que fue la prueba de fuego, llevaba 10 minutos manejando y algo extraño empezó a sonar en el motor, las luces del tablero se encendieron el ruido seguía, así que me detuve en el taller que estaba en la esquina a pedir ayuda, de ahí me enviaron a buscar un mecánico especialista.
Me perdí en el camino pero cuando llegué al lugar, el carro decidió dejarme tirada, había que empujarlo, acomodarlo y meterlo, no había nadie más que el mecánico (un señor mayor con algo de enfermedad de Parkinson) y yo, el entreno se puso a prueba, empujar el carro… igual que la llanta! Pero ya mi cuerpo estaba preparado para esto, estaba listo y entrenado para empujar.
Todo lo que ocurre en nuestra vida, aún lo más pequeño tiene la capacidad de enseñarnos algo, y nada debería pasar sin que obtengamos una lección; muchas de las cosas que vivimos diariamente son un entreno divino, un PREPARACION para una tarea mayor, aquello que parece difícil, insignificante, o un tropiezo en nuestra vida, tiene el potencial de fortalecernos y transformarnos en HULK.
No menosprecies las dificultades de tu vida, no menosprecies la prueba, pero sobre todo no menosprecies el entreno divino por el que estás pasando, la enfermedad, la deuda, la dificultad, la separación o el divorcio, el despido del trabajo, ese tiempo a solas en tu casa sin amigos, eso significa que estas siendo formado, estas siendo procesado, estas siendo entrenado! Y si logras seguir, sin desmayar, y logras sacar todas las lecciones de esa situación serás más fuerte que ayer, la próxima vez que venga la prueba no tendrás temor, tendrás la seguridad de decir ya estuve ahí, y puedo hacerlo! Y mejor aún, tendrás la fuerza para empujar tu “carro” y acompañar a otros!
Aunque hoy estés en la prueba, NO menosprecies el amor y la fidelidad de Dios, el te sostiene en cada momento de tu vida, no desmayes, El te hará salir fortalecido… SIEMPRE!
Ama las Diosidencias!
Esos test, que llegan inesperadamente y que prueban quienes somos, y para lo que El nos ha entrenado, que nos llevan a los lugares y a las personas que El tiene preparado de ante mano para nosotros, abre tus ojos y da gracias! Porque ahí es donde puedes VER que valió la pena ese sufrimiento, ese dolor de entrenamiento.
Dichoso el hombre que soporta la prueba con fortaleza, porque al salir aprobado recibirá como premio la vida, que es la corona que Dios ha prometido a los que lo aman.
Santiago 1:12

Comments are closed.