Aceptando mi realidad


Tristeza, decepción, indignación, desanimo, baja estima, enojo, pareciera ser la constante en la vida de muchas personas, se acostumbraron a una “realidad sombría” un futuro oscuro sin muchas esperanzas…
La constante que encuentro cuando escucho a muchas personas diariamente que se encuentran así, infelices, desanimadas, es que la razón de todas sus angustias se encuentra fuera de ellos, fuera de su alcance, NO tiene nada que ver con ellos. Pareciera que fuese OTRO el responsable de su gozo, su felicidad, “su mala suerte” “su gordura” su tormenta eterna, y hasta su enfermedad, todo es culpa de alguien más.

Ellos son solo las pobres víctimas de una vida injusta, un novio traicionero, un matrimonio injusto, una madre controladora, un trabajo terrible, “una mala suerte” que nunca les permitirá ser felices.

Amor firme!
Es imposible vivir una vida plena si todo lo que ocurre malo en tu vida es responsabilidad de otro, es producto de las decisiones de otro, es consecuencia de “me hicieron”, o “no me hicieron!”
El cambio que esperas que llegue o al que te has resignado nunca sucederá, SOLO llegará el día que mires dentro de ti, y que comiences por conocer y aceptar quien eres y que has hecho con todo los que se te ha entregado hasta hoy. Mientras sigas poniendo tu mirada, responsabilidad y culpa, en el novio, el esposo, el jefe, el vecino, amigo, o hasta en tu cuerpo, seguirás detenido en el pasado.

1-El cambio empieza EN TI: Recuento de los daños
Quien soy? Cual es mi responsabilidad? en que me he equivocado? y que voy a hacer con todos mis errores, (traumas, angustias).
Aceptar tu realidad es CLAVE, lo peor que podemos hacer es vivir en inconsciencia, flotando en un mundo de victimización, si no aceptas primero tu realidad, debilidad o problema, NUNCA podrás hacer nada al respecto.
El inicio del cambio empieza por aceptar en que me he equivocado YO, en que he sido negligente, perezoso, descuidado, o muy confiado? Aceptar tus debilidades, tus decisiones, esto es clave para salir del pobrecito YO.
Y aún cuando pudo haber sido otro el que te agredió, te maltrató, o abusó, tu puedes DECIDIR que vas a hacer con eso, como vas a dejar que eso te afecte, como vas a lidiar con ello? Que vas a hacer con esa herida, abuso, o resentimiento, ignorarlo? Negarlo? Vas a dejar que el sea quién controle tus decisiones?
Mientras sigas poniendo pasado, presente y futuro en la manos de otro, seguirás siendo una “pobre víctima” de alguien más.

2-Haz siempre lo mismo y el resultado será el mismo!
Si decides aceptar tu realidad pero NO corriges los errores es muy probable que NADA CAMBIE!
Así como en el ejercicio analizamos una rutina, una dieta y hacemos ajustes para que el trabajo de ejercicio y alimentación den frutos, con la vida cotidiana es IGUAL!
Acepta tus acciones, o errores, analízalos, evalúalos, examina tus intensiones, motivaciones, expectativas, y toma desiciones de cambio!
Si siempre has sido insegura, tienes un bajo concepto de ti mismo, hablas de ti mismo de forma negativa, como esperas que un novio o esposo sea el que mejore tu estima? Si tu misma NO te valoras, como esperas que un hombre te valore?!
El amor a los demás empieza por amarte a tu mismo, amar tu cuerpo, tu persona y todo lo que eres, pero amarte NO es sinónimo de este soy yo y así moriré, es aceptarte con respeto, responsabilidad, y con el deseo de ser cada día mejor, NO con resignación!

3-Aprende a mirarte en el espejo de la objetividad: tal vez no seas la persona más fuerte que existe…pero eres más fuerte de lo que crees!
Tal como ocurre con el entrenamiento, donde muchos con solo ver un ejercicio dicen: “Yo me muero si hago eso…Te pregunto: Cómo lo sabes si ni lo has intentado?!!!
De la misma forma muchos viven viéndose así mismos como débiles, incapaces, frágiles para enfrentar sus circunstancias, cuando la REALIDAD es que ni han intentado LUCHAR… se dieron por vencidos SIN intentarlo!
La fuerza emocional, espiritual y física se ENTRENA! Se trabaja y mejora!
Cada situación, rutina y problema que tenemos que enfrentar diariamente, son ejercicios de entrenamiento emocional, espiritual y físico. Depende de ti seguir siendo la víctima y quedarte ahí, o ser un luchador, y decir YO lo voy a intentar! Quiero ser más fuerte! Si no me sale a la primera, seguiré luchando hasta lograrlo!
NO existe músculos débiles…solo existen músculos SIN entrenar! En la medida que trabajes en aquello que representa una debilidad, empezarás a ver el resultado de ese entrenamiento, serás más fuerte! Seguro! Saludable! Sabio! Controlado! Feliz!

Un mal día?
Un buen matrimonio, un buen novio, un buen trabajo, una buena familia, un buen futuro, no dependen de alguien más, NO son producto de la casualidad, de la suerte, de las decisiones de otros.
Todos hemos sido bendecidos con la capacidad de decidir, somos producto de las decisiones que tomamos, de nuestras actitudes ante la vida, ellas determinan quienes somos, y que será de nuestro futuro. Si adoptaste el título de pobrecito yo, por la situación de abuso o trauma que viviste, HOY puedes usar esa experiencia para levantar a otros! Para empoderar a otros! Para guiar a otros!

Aún lo que consideramos malo en nuestra vida puede ser un canal de bendición, pero la decisión es nuestra: quieres vivir toda la vida siendo la víctima? O decides salir de ahí, levantarte, y levantar a otros…tu decides!

Él da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.
Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; mas los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.
Isaías 40:29-31

Comments are closed.