Conoces tu cuerpo? Parte 1 Los pies


El cuerpo humano tiene ciertas características especiales que nos dicen claramente si fuimos diseñados para un tipo de ejercicio o no. A través de la anatomía en la forma de nuestros pies, rodillas, caderas, y columna descubrimos si somos aptos para ciertos deportes, o y si por el contrario estamos trabajando en destruir nuestro cuerpo.

Tipos de Pie
a-Pie muy flexible: cavo flexible
Maneja mejor la absorción del impacto, pero es inestable
Este tipo de pie tiene mucho arco, pero al apoyarse por un exceso de flexibilidad pierde la forma, y puede llegar a ser plano lo cual afecta directamente la estabilidad de la articulación de la rodilla creando una rotación interna (calcáneo valgo) y produciendo tensión en el tendón de la pata de ganso. Este tipo de pie requiere un zapato con soporte interno similar a los del pie plano, o pronador, y las consecuencias de no dar soporte son muy similares a las del pie plano.

b-Pie plano: pie sin arco, exceso de pronación
Este tipo de pie no tienen la curva natural, por lo cual se produce una pronación excesiva que lleva la rodilla hacia adentro, (calcáneo valgo) y causa lesiones como la tendinitis de rótula, bursitis de la pata de ganso, condromalasia de rótula, y periostitis del tibial posterior.
Zapatos para pie pronador y plantillas que den estabilidad.

C-Pie rígido: cavo rígido
Tiene un arco pronunciado pero rígido, da mayor estabilidad a la rodilla. Aunque este pie si tiene arco, al ser rígido todo el peso del cuerpo cae principalmente en los metatarsos, o la parte anterior del pie. Por su rigidez puede fomentar ciertas lesiones como fascitis plantar, tendinitis del tendón de Aquiles, dedos en garra, callocidades, acortamiento de la aponeurosis plantar. Zapatos con soporte para pie supinador, además de usar almohadillas o soporte para metatarsianos (calcáneo varo).
(El análisis del pie, y fuerzas aplicadas fueron tomados del Dr. Castro Dominguez, Ortopedista y profesor).

Practica descúbrete:
Descalzo y de frente a un espejo, párate apoyando todo el peso del cuerpo en ambas piernas, ahora flexiona una rodilla y quédate en un solo apoyo, (parado en 1 pie) observa que dirección toma tu pie y tu tobillo.
-Si van hacia dentro y NO tienes pie plano, es cavo flexible (pronador).
-Si tienes pie plano, también tu tobillo irá hacia adentro pronador.
Y si tu pie y tobillo va hacia afuera eres supinador, no necesariamente tienes que tener pie cavo rígido porque seas supinador, pero presta atención a las características del pie cavo rígido, lesiones como fascitis plantar son las más comunes.

Conocer tu cuerpo te permite tomar decisiones correctas, algo tan sencillo como el tipo de pie y usar el calzado adecuado puede prevenir lesiones. RECUERDA el cuerpo funciona como una orquesta, donde cada instrumento puede afectar al resto, la forma de tu pie SI afectará el movimiento de tu rodilla, y puede causar lesiones graves, pero además insistir en deportes de alto impacto como correr puede agravar y acelerar estas lesiones.

Comments are closed.