Disfruta las pequeñas cosas!


Podrías tenerlo “todo” y aún así tener una vida sin sentido o miserable, o podrías no tener nada, y ser la persona más dichosa…

Que pasó? Cómo y cuando fue nos perdimos en el camino?
Cuando perdemos la capacidad de asombro, cuando el corre-corre de la vida nos impide disfrutar del cielo azul, del viento, el sol, la lluvia, respirar y brincar! Cuando perdemos de vista lo valioso de la vida, y el agobio nos inunda, entonces dejamos de vivir y actuamos para producir.
No permitas que los afanes, las metas que te propones, y los objetivos por alcanzar (o las cuentas por pagar), te roben el gozo, y la gratitud.
No pases un solo día, sin detenerte a observar las maravillas que te rodean, y disfrutarlas! Tomate tu tiempo para apreciar los detalles más pequeños dibujados en el cielo para ti. 💙

Salmo 103
Bendeciré al Señor con toda mi alma;
bendeciré con todo mi ser su santo nombre.
Bendeciré al Señor con toda mi alma;
no olvidaré ninguno de sus beneficios.
Él es quien perdona todas mis maldades,
quien sana todas mis enfermedades,
quien libra mi vida del sepulcro,
quien me colma de amor y ternura,
quien me satisface con todo lo mejor
y me rejuvenece como un águila.

Comments are closed.