Gratitud


Recientemente hablaba con un querido amigo acerca de la felicidad, y de que se trataba realmente, y los dos coincidimos en nuestra definición. La verdadera felicidad (y que ambos hemos descubierto) esta en: tener una actitud de GRATITUD, gratitud ante la vida, (con Dios obviamente) y con todo lo que pudiésemos o no tener, lluvia, sol, frío, calor, abundancia, escasez, trabajo, descanso, pero sobre todo, gratitud con lo que podemos estar viviendo hoy, este día, y en este momento.

Cuando aprendemos a estar agradecidos con lo que tenemos y donde estamos, todos los afanes de la vida dejan de perseguirnos, así si estoy en un embotellamiento y tengo que permanecer en mi automóvil 45 minutos, entenderé que es ahí donde debo estar, y que es una oportunidad para bendecir al que esta frente, detrás y alrededor de mi, y así dejo el estrés atrás.

Todos mis sueños y proyectos dejan de ser un afán, para convertirse en algo que definitivamente llegará en el momento indicado, aún cuando no calce en el calendario que yo había programado. El esposo que algunas anhelan, o el bebé, o el ascenso laboral, o la pérdida de peso por la que sudas y te ejercitas diariamente, todo esto llegará en el momento correcto, ni antes ni después, pero dejará de ser una carga, cuando aprendes a soltarlo, a dejar de contar los días, los años, los kilos, y te decides disfrutar y agradecer lo que tienes hoy, lo que puedes hacer hoy.

Desarrollar la gratitud por lo más pequeño e insignificante de la vida, (porque agradecer por las cosas “grandes” es muy fácil!) no es difícil agradecer un premio, un regalo, o un reconocimiento público, pero el aire? la salud? movernos! y claro lo no tan positivo…las pruebas.
Una vida de gratitud, convierte lo que tenemos en suficiente, y trae libertad, sin afán! sin estrés! Pero… trabajando? claro! Esforzándonos? claro! pero sin quejas! con alegría!

Esta gratitud mis amigos, transforma, y llena, y SI, te permite alcanzar anhelos, no por esfuerzo humano, sino con verdadera confianza en aquel en quien hemos creído, en su tiempo y sus planes, que son buenos, y perfectos.

Aunque la higuera no florezca, ni en la vides haya fruto…
con TODO yo me alegraré en Jehová!
Habacuc 3:17-19

Comments are closed.