La fuerza del temor


Los seres humanos tenemos una tracción natural hacia la fuerza o aquellos que se ven fuertes, un cuerpo fuerte, una personalidad “fuerte”, “una persona fuerte” nos atrae de forma natural, tal vez por el falso sentido de seguridad que esto nos da, y no es extraño que nosotros mismos busquemos proyectar de alguna forma esta fuerza, que deseemos que nos vean como personas “fuertes”, (aunque quizás solo seamos conejillos inseguros muertos de miedo) queremos ser fuertes!

Así como el amor es una fuerza poderosa que nos impulsa, y nos lleva a hacer cosas que jamas imaginamos, (como soportar los dolores de parto) el miedo es lo opuesto, es capaz de frenar una vida entera. Por temor dejamos de vivir, dejamos de soñar, dejamos de creer, dejamos de intentar y abrazamos una vida de falsedad, por temor nos resignamos, cerramos las puertas y oportunidades que se presentan, PERO guiados también por el temor tomamos decisiones, creamos relaciones, carreras y vidas completas cimentadas en el miedo.

Si te sientes identificado, hoy quiero decirte que el temor no es algo imaginario, este temor llego a acompañarte desde que papá o mamá se fue, llego en el momento en que murió aquella persona que te cuidaba, o llego en el momento en que alguien en quien confiabas te defraudo, o abuso de ti, de tu confianza, y desde ahí el miedo te ha acompañado. Porque lo se? Porque así viví muuuucho tiempo, y adoptar esta máscara de fuerza fue la solución sin darme cuenta.

Somos expertos en usar máscaras, proyectamos una imagen constantemente de falsedad, nadie quiere admitir que es débil, que esta mal, o que necesita ayuda, y menos que tiene defectos! Pero hasta que no nos atrevemos a enfrentar el miedo y la raíz de dolor que este trae, NUNCA seremos verdaderamente libres.
Debes saber que NO es fácil enfrentarlo, se require coraje para volver atrás, para escarbar el dolor, y darle la oportunidad a Dios de sanar, de limpiar la herida, pero vale la pena, la libertad que El nos da vale tanto la pena… el miedo nunca mas regirá tu vida.

Cuando se que estoy sano del temor? Cuando puedo decir soy débil! Pero el miedo no determina mi vida ni mis decisiones, mi fuerza NO esta en músculos, NI en un cuerpo, NO esta en las medallas o trofeos, o títulos. Ahí mi querido es cuando puedes aceptar la persona que eres, y dejar de buscar aprobación, cariño, pertenencia, y cuando las mascaras se acabaron!
Date la oportunidad de caminar en verdadera libertad, entrégale al Padre tus cargas, y temores mas profundos, descubre tu identidad en El, y vive la vida de abundancia que siempre ha tenido para ti.

Salmo 147:3
El sana a los quebrantados de corazón,
Y venda sus heridas.
Salmos 51:10
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

Comments are closed.